Chemocare.com
Cuidado Durante La Quimioterapia Y Más Allá

Episodios Cardiovasculares

¿Qué son los episodios cardiovasculares?

Episodios cardiovasculares son cualquier incidente que puede causar daño al músculo del corazón.

El corazón es un órgano que continuamente bombea sangre rica en oxígeno y nutrientes, a través de las arterias, al todo el cuerpo, incluyendo el músculo del corazón (miocardio). Una interrupción en el flujo de sangre provocará una herida o infarto. Esto se llama ataque cardíaco o infarto de miocardio. También, se conoce como episodio coronario o cardiovascular.

Hay muchas causas de episodios cardiovasculares, que pueden incluir:

  • Arritmias
  • Enfermedad de las válvulas cardíaca
  • Cardiomiopatía (corazón agrandado)
  • Ciertos tipos de cáncer (tumor malignos) y medicamentos que se utilizan para su tratamiento y que pueden causar coágulos o una trombosis en las piernas, el corazón o los pulmones.
  • Enfermedad de la arteria carótida o coronaria
  • El dolor que comienza en el pecho y se expande hacia la garganta, la mandíbula, los homóplatos o los brazos (izquierdo o derecho) puede ser un signo de episodio coronario.
  • Puede experimentar una sensación de pesadez o rigidez en el pecho.
  • Es posible tener náusea, sudoración o mareos asociados con el dolor del pecho. También puede provocarle la sensación de falta de aire.
  • El dolor de pecho se puede extender al estómago y sentir como una indigestión

¿ Cuáles son algunos de los síntomas que se deben tener en cuenta?
Si tiene un episodio cardiovascular, puede experimentar muchos síntomas, entre ellos:

  • Puede sentirse demasiado cansado o muy débil (fatigado). Le puede resultar difícil realizar cualquiera de sus actividades normales.
  • Es posible que tenga episodios de tos o una tos prolongada (crónica), si su cardiotoxicidad resulta en insuficiencia cardíaca (como insuficiencia cardíaca congestiva).
  • Puede experimentar falta de aire repentina o gradual, tanto cuando descansa como cuando realiza cualquier tipo de actividad. Esto puede incluir caminar hasta la puerta o subir escaleras.
  • Si tiene falta de aire gradual, puede resultarle difícil acostarse y tendrá que dormir con 2 ó más almohadas. La falta de aire puede provocar que se levante en el medio de la noche.
  • Sus piernas pueden estar inflamadas, especialmente los pies y tobillos. Puede subir de peso fácilmente por retención de líquidos, o sentirse inflado.
  • Puede sentirse angustiado o "estresado". Puede sentir que el corazón late en el pecho o en la garganta, lo que puede causar dolor o un leve malestar. También, puede sentir que el corazón palpita con fuerza y puede parecer que se salta un latido.
  • Algunas personas pueden tener dolor del pecho además de palpitaciones, sudoración o sensación de muerte inminente. El dolor del pecho puede variar de muy agudo a un leve malestar. La severidad del dolor no indica cuán severo es el daño al músculo del corazón. Si siente dolor del pecho con las palpitaciones, solicite ayuda de emergencia de inmediato.

Qué puede hacer:

  • Si cree que tiene un episodio cardiovascular, como un coágulo en el corazón o en los pulmones, un ataque cardíaco o latidos irregulares, es importante que busque asistencia médica de inmediato. Si actúa con rapidez, el daño al músculo del corazón puede disminuir. Es mejor estar seguro.
  • La falta severa de aire debe ser evaluada por un médico. No espere a que mejore, especialmente si le falta el aire mientras se encuentra en reposo.
  • Es posible que tenga dolor del pecho. No todas las formas de dolor del pecho son amenazas contra la salud, pero es importante que un médico evalúe el dolor. El objetivo es aliviar la causa.
  • Si el dolor del pecho se debe a problemas musculoesqueléticos, como la distensión muscular, es muy probable que pueda ubicar una área que duela más. Tomar medicamentos antiinflamatorios (como ibuprofeno) y la aplicación local de calor por unos 20 minutos cada vez, 3 ó 4 veces al día, puede ayudar.
  • Si tiene dolor del pecho a causa de anemia, el médico puede solicitar una transfusión, según los síntomas.
  • Si el dolor del pecho se debe a un espasmo de la arteria coronaria, es posible que le receten medicamentos para controlar el malestar. Estos incluyen nitratos, como nitroglicerina, para aumentar el flujo sanguíneo al corazón y disminuir el trabajo del corazón al dilatar (expandir) las arterias.
  • Hay muchas formas de tratar el dolor del pecho. Nuevamente, es importante que un médico evalúe el dolor 
  • Lleve un diario y anote episodios de ritmo cardíaco irregular, dolor del pecho o palpitaciones, si ocurren con frecuencia. Anote los alimentos que ingirió, el ejercicio o la actividad que estaba realizando cuando aparecieron los síntomas y cómo se sentía antes de que aparecieran. Este diario puede ser valioso para determinar la causa de su ritmo cardíaco irregular, dolor del pecho o palpitaciones.
  • Las preguntas que debe realizarse pueden incluir:
    • ¿Los síntomas ocurrieron gradualmente o el episodio apareció de repente? ¿Se sentía preocupado? ¿Estaba realizando algún tipo de actividad o estaba descansando?
  • Informe al médico y a los miembros del equipo médico que le esta atiendiendo, de cualquier medicamento que esté tomando (incluso medicamentos de libre venta, vitaminas o remedios a base de hierbas).
  • Dígale a su médico y a los miembros del equipo médico que le esta atiendiendo, si tiene historia de diabetes, enfermedad hepática, renal o cardíaca.
  • Si tiene historia familiar de enfermedades cardíacas, derrames, colesterol alto en sangre o hipertensión arterial, puede estar en riesgo de ciertas afecciones. Notifique al médico si hay antecedentes de alguna de estas enfermedades en su familia.
  • Si está experimentando insuficiencia cardíaca, es posible que le pidan que reduzca la cantidad de sal que ingiere cada día. Muchas veces, se puede restringir la sal hasta cerca de 2 gramos por día. Debe discutir con su médico cómo puede utilizar su dieta para controlar los síntomas de insuficiencia cardíaca.
  • Intente realizar ejercicio, loque tolere, para mantener una mejor condición física. Platique con su médico para decidir un programa de ejercicio que se adapte a sus necesidades.
  • Debe restringir la cantidad de alcohol que bebe o evitarlo totalmente. El alcohol puede ser malo con muchos medicamentos
  • Si se le prescribe un medicamento para tratar este desorden, no deje de tomarlo a menos que su médico se lo indique. Tome el medicamento exactamente como se le indicó. No comparta sus pastillas con nadie
  • Si se le pasa una dosis de su medicación, pregunte a su médico qué debe hacer.
  • Si experimenta síntomas o efectos secundarios, especialmente si son severos, asegúrese de mencionarlos al equipo de atención médica. Ellos pueden recetarle medicamentos y/o sugerir otras alternativas efectivas para el manejo de estos problemas.
  • Asista a todas las citas para los tratamientos

Medicamentos que el médico puede recetar:

  • Inhibidores de la ECA: estos medicamentos trabajan al abrir o dilatar las arterias. Disminuirán su presión sanguínea y mejorarán el flujo de sangre a los riñones y a todo el cuerpo. Su médico también puede recetar estos medicamentos si tiene diabetes o proteinas en la orina, para protejer los riñones. Algunos ejemplos de este medicamento pueden incluir: maleato de enalapril (Vasotec®), lisinopril (Zestril®) y fosinopril sodio (Monopril®)
  • Medicamentos contra la ansiedad: si sus síntomas se deben a ansiedad, el médico puede recetarle medicamentos contra la ansiedad, llamados ansiolíticos. Estos medicamentos lo ayudarán a relajarse. Entre ellos, se encuentran: lorazepam (Ativan®) o alprazolam (Xanax®). Es importante que tome estos medicamentos sólo cuando siente ansiedad. Mientras toma estos medicamentos no opere maquinaria pesada ni conduzca un automóvil. Si no se controlan los síntomas, consulte a su médico.
  • Anticoagulantes: estos medicamentos evitan que la sangre se coagule. Cada uno de ellos trabaja de manera diferente. Según su estado de salud general, el tipo de quimioterapia que está recibiendo y la localización del coágulo, el médico puede sugerirle warfarina sódica (Coumadin®) o enoxaparina (Lovenox®).
  • Aspirina: según su estado de salud general y el tipo y severidad de su arritmia, el médico puede recetarle aspirina como "anticoagulante". La aspirina trabaja al evitar que las plaquetas de la sangre formen coágulos (efecto antiplaquetario).
  • Beta bloqueadores : se pueden utilizar para disminuir el ritmo cardíaco y mejorar el flujo de sangre por el cuerpo. Los puede tomar si le han diagnosticado latidos irregulares, palpitaciones, problemas de la tiroides, insuficiencia cardíaca o hipertensión arterial. Algunos ejemplos de este medicamento pueden incluir: metoprolol (Lopressor®), propranolol (Inderal®) y atenolol (Tenormin®).
  • Bloqueadores de los canales de calcio: estos medicamentos pueden recetarse para tratar el dolor del pecho, la alta presión arterial o los latidos irregulares. Algunos medicamentos comunes incluyen: clorhidrato de verapamilo (Calan®) y diltiazem (Dilacor XR®).
  • Diuréticos: se los conoce como "píldoras contra la retención de agua", ya que ayudan a prevenir la insuficiencia cardíaca al hacerlo orinar más. Algunos ejemplos de este medicamento pueden incluir furosemida (Lasix®) e hidroclorotiazida. Este medicamento se puede tomar solo o en combinación con otros medicamentos.
  • Digoxina: este medicamento, también denominado digitalis, trabaja al disminuir el ritmo cardíaco y hacer que el corazón lata de manera más eficiente. Así, bombeará mejor la sangre por el cuerpo. También se conoce como Lanoxin®
  • Vasodilatadores: son medicamentos que trabajan al abrir o "dilatar" los vasos sanguíneos. Pueden incluir dinitrato de isosorbide (Isordil®).
  • No deje de tomar ningún medicamento de manera abrupta, ya que podría provocar serios efectos secundarios

Cuándo llamar al médico o al proveedor de atención médica:

  • Fiebre de 38 ºC (100,5 ºF), escalofríos, dolor de garganta (posibles signos de infección).
  • Falta de aire repentina o gradual, malestar o dolor del pecho; la inflamación de sus labios o garganta debe ser evaluada de inmediato.
  • Si siente que el corazón late muy rápido (palpitaciones) y no ha sentido eso anteriormente
  • Ante cualquier erupción en la piel, especialmente si ha cambiado de medicamentos últimamente
  • Ante cualquier inflamación no usual en sus pies o piernas
  • Aumento de peso de más de 1,5 kg a 2,5 kg en una semana.

Nota: Le recomendamos que hable con su médico acerca de su condición y su tratamiento. La información que se presenta aquí es solo con fines prácticos y educativos, y no reemplaza la opinión de su médico.

Chemocare.com está diseñado para proporcionar la información más reciente acerca de la quimioterapia para los pacientes y sus familias, cuidadores y amigos . Para obtener información acerca de la cuarta visita Mentoring Program Ángel www.4thangel.org